TSQ*now is a non-peer reviewed publication edited by the TSQ editorial collective featuring 
interventions, special dossiers, communiques, interviews and and collaborative projects. 

El Archivo de la Memoria Trans

MarÍa Belén Correa (fundadora), Ceceilia Estalles, Carla Pericles, Ivana Bordei, MagalÍ Muñíz, y Carolina Figueredo


María Belén Correa y Claudia Pía Baudracco soñaron con crear el Archivo de la Memoria Trans. Después de la muerte temprana de Claudia Pía en 2012, María Belén decidió adelantar el proyecto y empezó a coleccionar fotografías de otras mujeres trans argentinas en espacio digital. Usando A través de un grupo cerrado de Facebook, varias mujeres trans subieron sus fotografías personales y compartieron anécdotas que abarcaron décadas y así se encontraron de nuevo. Mientras el proyecto creció, un equipo de mujeres trans y fotógrafes profesionales se organizó para empezar el proceso de digitalizar las fotos, escaneándolas en alta resolución para preservar la memoria trans.


El colectivo del Archivo de la Memoria Trans actualmente incluye a María Belén Correa, Cecilia Saurí, Cecilia Estalles, Ivana Bordei, Magalí Muñíz, Carolina Figueredo, Carlos Ibarra, Carla Pericles y Florencia Aletta. Compartiendo mate y chisme, el equipo se reúne cada miércoles para intercambiar fotografías y recuerdos, circulando impresiones fotográficas de mano en mano. Se acuerdan de sus seres querides tanto como de sus némesis, registrando historias orales cada vez que otra mujer trans llega con nuevas fotografías que escanear. Más recientemente, el archivo ganó el primer lugar de todos los archivos bajo consideración en América Latina en la categoría de Preservación y Acceso Documental de la Fundación Ibermemoria Sonora y Audiovisual, en reconocimiento de los esfuerzos del colectivo alrededor del acceso y la preservación de los documentos. Las imágenes a continuación (figs. 1-6) fueron seleccionadas del archivo y las acompañan fragmentos de entrevistas buscados con la intención de incluirlos en esta edición especial. Cecilia Estalles les hizo las entrevistas a varias de las mujeres trans que forman parte del colectivo archivístico.


Carla Pericles

El proyecto va tomando una dimensión que no creíamos, una cosa que empezó desde cero, se está transformando en un verdadero archivo.


En cuanto a las fotografías que componen el Archivo, lo que tenemos es un tesoro, especialmente las fotos Blanco y Negro. Las considero un tesoro porque son nuestra memoria, es lo único que tenemos para reivindicar nuestro pasado porque sobrevivientes quedamos pocas.


Veo que quedan pocos lazos afectivos, hay muchas amigas que faltan, que murieron en accidentes, que las mataron o las desaparecieron los militares en la dictadura, y las que están nos traen los recuerdos de las cosas que pasamos.


Cuando veo las fotos me viene a la memoria todo lo que viví y me enternece el sobrevivir a todo eso, me enternece y también me da valor para contar lo que pasó, siendo que soy una de las pocas sobrevivientes de mi generación.


Me encanta estar dentro del proyecto y aprender cada día más, porque me entusiasma el aprender a hacer las cosas. Ahora miro fotos que llegan al Archivo, y digo… “esta foto puede ser para una exposición o un concurso” le puedo ver la parte que sería interesante para lxs demás, que antes no lo veía.


Ivana Bordei

Yo trabajo en la parte de investigación, tengo que revisar revistas viejas, crónicas policiales, de vez en cuando me doy una vuelta por la hemeroteca en la Biblioteca Nacional y me gusta, yo me he criado con todas esas crónicas policiales en mi cabeza. Es nuestro gran trabajo continuar este gran lazo familiar en el que una ha crecido como persona trans.



Figura 1. Colección de Gina Vivanco, Archivo de la Memoria Trans


Es muy valorable para nosotras enseñar a la sociedad lo que pasamos nosotras y vivimos en esa época, hay muchas fotografías de personas trans encerradas en un cuarto de hotel, se ve muy poca vida social en las plazas, en los restaurantes. A mi me llama la atención, era adolescente en los 80´s y era una persona joven en los 90´s y las cosas que vivíamos nosotras en aquella época la sociedad siempre las supo porque éramos una constante en las crónicas policiales; “murió asesinada, se encontró una travesti muerta” y que la sociedad haya sido indiferente a esa matanza es difícil creerlo, entonces cuando decimos que le enseñamos algo a la sociedad me cuesta creerlo porque la persona que me denunciaba porque no le gustaba mi aspecto en los restaurantes o en un supermercado era de la misma sociedad.


Figura 2. Colección de Gina Vivanco, Archivo de la Memoria Trans


Yo pienso que años atrás se vivía con mucho más compañerismo porque la represión nos hacía vulnerables a todas por igual, entonces existía de verdad la palabra sororidad, es para nosotras una palabra nueva pero el compañerismo lo vivimos desde chicas, no se si decir a ancianas porque recuerdo que cuando yo era chica la más siempre ha habido personas que hay ayudado a otras más chicas, no se si decir a ancianas porque recuerdo que cuando yo era chica la más grande que conocí tendría 30 años, no tenían más probabilidades de vida. Hoy en día estamos aprendiendo también a conocer muchísimo la vejez.


Figura 3. Colección de Gina Vivanco, Archivo de la Memoria Trans


Magalí Muñíz

El Archivo se construye con las vivencias de cada una y con las vivencias de las compañeras que fueron donando y prestando sus fotografías para que nosotras las podamos tener y archivarlas. Las fotografías son fabulosas, son sacadas por nuestras mismas compañeras, en la mayoría de los casos son fotos que las tomábamos en una casa, porque no teníamos libertad y tienen mucho valor, muchos recuerdos, muchos sentimientos.


Para mi lo que hacemos es arte, es un archivo de memoria pero también es arte, por las fotografías, por las exposiciones, por todas esas cosas que vamos construyendo.


Figura 5. Colección de Claudia Pía Baudracco, Archivo de la Memoria Trans


Yo creo que la fotografía tiene que hablar por si sola, las fotos te hablan, te cuentan cosas. La diferencia entre una foto realizada por un fotógrafo y por nosotras yo creo que es la técnica, nosotras hacíamos fotos casuales. Es importante la técnica como también sacar una foto con un sentimiento, con un cariño, con afecto, con amor hacia la persona. Después, la técnica es importante para que salga bien la foto. Las fotos que hemos sacado, tienen más sentimiento, las sacamos en un momento lindo, agradable, en un momento donde estábamos felices, aunque sea adentro de una casa, pero estábamos felices, festejando un cumpleaños, o tomando un trago, o fumando un porro, que se yo… eran momentos felices para nosotras, fueron fotos tomadas con cariño, con amor.


Figure 6. Colección de Claudia Pía Baudracco, Archivo de la Memoria Trans


Carola Figueredo

Las fotografías me emocionan. Lo viví en la exposición, ahí me sentí reflejada en esas historias, retrocedí 30 años, recordando, volviendo mi mente a todos esos momentos vividos, ver a mis compañeras de muchísimos años atrás con las que compartimos momentos juntas, momentos buenos, malos. En las fotografías generalmente se ven los pocos momentos en que hemos tenido la oportunidad de poder juntarnos; me ayudó a revivir el pasado, nunca llegué a pensar que iba sentir eso, pero realmente me emocionó la visibilización de las fotos.


Hoy en día el archivo nos mantiene unidas, ahora nos encontramos más, charlamos más entre nosotras, es como que tenemos un espacio diferente al que tuvimos antes. Desde el momento en que yo ingresé en el archivo, me pareció una experiencia espectacular, me pareció una idea genial, algo que jamás estuvo en mi mente. Nunca me imaginé que iba a aprender a digitalizar una foto, a escanear, a encontrarle el valor a una fotografía, quizás antes no le veía tanto el valor a una foto como ahora, estoy aprendiendo a valorar algo que en realidad antes no lo tomaba en cuenta.


En lo personal a mi me cambió muchísimo el estar trabajando dentro del archivo, en lo anímico, me levantó la autoestima, porque empecé a tener contacto con otras personas, a ocupar mi mente, a aclarar muchas cosas que quizás no las tenía en cuenta porque venía pasando por un proceso no muy bueno en mi vida, y esto me cambió muchísimo. Para mi fue un paso muy importante, si no hubiera sido por el Archivo, jamás se hubieran visibilizado nuestras historias, jamás se hubieran expuesto nuestras fotografías, es como que el archivo nos dió la oportunidad de poder gritar a los cuatro vientos nuestro dolor, lo que sentimos y lo que vivimos.


En el momento que empecé a escanear las fotografías, y en el momento de presenciar las exposiciones, me di cuenta el valor que tienen estas fotografías, porque cada foto representa una historia, yo no lo había entendido así antes, y estando en el Archivo, empecé a comprenderlo.


Me siento un poquito fotógrafa porque me gusta.



María Belén Correa es una activista trans de Argentina de renombre internacional y es la fundadora del Archivo de la Memoria Trans. María Belén cofundó la Asociación Travestis, Transgéneros y Transexuales de Argentina (ATTTA) y la Red Latinoamericana y del Caribe de Perzonas Trans (REDLACTRANS), las cuales se encuentran entre los primeros colectivos trans y travesti. En el año 2004, se le concedió asilo político en los EEUU y así fue la primera persona trans de Argentina en acceder al asilo político después de la transición democrática del país. Ella también era una de las curadoras de la exhibición Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017) instalada en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti. Se considera a sí misma una sobreviviente y en la actualidad vive en Alemania.


Cecilia Estalles es una artivista cis lésbica de Buenos Aires de treinta y seis años cuyos intereses artísticos intersectan con proyectos y colectivos de naturaleza social y política. Está interesada en expandir los horizontes e imaginarios de la fotografía y en generar herramientas para el cambio social. Desde el año 2014, ha trabajado en el Archivo de la Memoria Trans, era una de las curadoras de la exhibición Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017) y se ocupa principalmente de la administración del archivo.


Carla Pericles era una mujer trans que trabajaba activamente con el archivo antes de su muerte este año. De Tigre, se consideraba una sobreviviente y vivió en exilio en Italia durante veinte años. Trabajaba con el archivo para digitalizar las fotos y era una de las curadoras de la exhibición Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017). Estaba encargada de los financiamientos del archivo, que sigue operando de forma independiente, con un presupuesto limitado y a base de la labor de sus voluntaries.


Ivana Bordei es una mujer trans de cuarenta y seis años de la Provincia de Jujuy, que ha trabajado con el archivo durante los últimos dos años. Como parte de su trabajo con el archivo, pasa tiempo en la biblioteca nacional donde investiga las fotografías archivísticas, revistas, diarios y crónicas policiales para descifrar la historia de las mujeres trans y travesti. Era una de las curadoras de la exhibición Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017) y se considera a sí misma una sobreviviente.


Magalí Muñíz es una mujer trans de cincuenta y cuatro años. De Tigre, ha trabajado con el archivo por un año y medio. Su papel con el archivo consiste en la digitalización de las fotografías, su preservación, catalogación y conservación. Además, cura exhibiciones archivísticas, tales como Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017). Este año empezó a estudiar fotografía y se considera a sí misma una sobreviviente.


Carolina Figueredo es una mujer trans de cincuenta y seis años de la Provincia de Neuquén quien, como una mayor trans, se considera una sobreviviente. Figueredo se afilió con el Archivo de la Memoria Trans a través de Magalí Muñiz y ha trabajado con el archivo durante el último año y medio. Como parte de su trabajo, ella limpia y condiciona las fotografías, preparándolas para ser digitalizadas y era una de las curadoras de la exhibición Esta se fue, a esta la mataron, esta murió (2017).


El Archivo de la Memoria Trans está financiado enteramente con donaciones monetarias. Mientras que la publicación en foros y revistas académicos como TSQ genera un reconocimiento académico por este proyecto activista, no cambia las condiciones materiales de labor necesarias para continuar este trabajo e incluso arriesga el extractivismo. Si a Ud. le gustaría donar al archivo para asegurar su perseverancia e impactar directamente las condiciones materiales de esta labor, considere hacerlo en: www.paypal.com/archivotrans.



30 views0 comments